Conozca a Marlo Burg, el principal fundador de National Crane

La célebre historia de National Crane se remonta a finales de los años 40 y está entrelazada con una de las épocas doradas de la fabricación estadounidense. Como parte de las celebraciones del 75º aniversario de la empresa, hablamos con Marlo Burg, principal fundador de National Crane.


National Crane fue fundada como grupo de ventas de Burg Manufacturing por Marlo Burg en Waverly, Nebraska. En 1963 empezó a fabricar grúas hidráulicas montadas en camiones y, poco después, se convirtió en una de las principales marcas de camiones pluma de Norteamérica.


Para celebrar su 75º aniversario, Looking Up se embarcó en la búsqueda del "resto de la historia" sobre los orígenes de la empresa. Con la ayuda del distribuidor local Aspen Equipment, localizamos a Marlo, que ahora vive en una comunidad de jubilados en Lincoln, Nebraska. A sus 96 años, comparte sus recuerdos, entregados con gran detalle, sobre los primeros días de National Crane.

La primera generación de la serie 500, un camión pluma de 5 USt National Crane de principios de los años 60.
La primera generación de la serie 500, un camión pluma de 5 USt National Crane de principios de los años 60.

Looking UP: National Crane tiene sus raíces en tres pequeñas empresas familiares, con usted como denominador común. ¿Puede contarnos algo más?


Marlo: Hay que empezar por el instituto de Waverly. Teníamos un Ag Shop (educación agrícola) muy agresivo. Todos los chicos cursaban tres años de Ag, o no estaban realmente en la escuela. Fabricábamos herramientas en el taller, y uno de mis amigos, Elmer Schlaphoff, un granjero/ganadero de la comunidad, necesitaba un cargador frontal para su tractor. Era la época de la Segunda Guerra Mundial y no se podía comprar maquinaria agrícola. Elmer fabricó un cargador frontal para su tractor agrícola. Yo necesitaba uno para el tractor Farmall de nuestra granja de pavos, así que también diseñé y construí uno. Unos años más tarde, después de que me dieran de baja con honores del ejército, me encontré con Elmer en una boda. Me dijo: "Tienes que ver lo que estamos haciendo mi hermano y yo".


Su hermano, Erwin, al que todos llamábamos "Fritz", había diseñado un pulverizador de maleza de tres secciones y brazo articulado que se montaba en un Jeep, con un tanque de pulverización de 200 galones. La barra se plegaba para facilitar el transporte. Me involucré y empezamos a montar los pulverizadores también en tractores agrícolas.


Pronto recibimos un gran pedido de 1.000 pulverizadores agrícolas. Dejé la Universidad de Nebraska Wesleyan después de tres semestres para dirigir el taller y construir los pulverizadores. Pues bien, el director de la empresa que nos hizo el pedido murió de un ataque al corazón y el pedido se canceló. Elmer me dijo: "¿Por qué no compras este negocio? Cómpralo y páganos cuando puedas". Fritz había dejado la empresa por otros menesteres. Se llamaba E&E Sprayer Company, que eran las iniciales de los hermanos. Así es como me metí en la fabricación.

El equipo directivo de National Crane a principios de la década de 1960. De izquierda a derecha: Marlo Burg, Harold Nanzel, Lloyd Bevans y John Snodgrass.
El equipo directivo de National Crane a principios de la década de 1960. De izquierda a derecha: Marlo Burg, Harold Nansel, Lloyd Bevans y John Snodgrass.

LU: ¿Cómo pasó de los pulverizadores de maleza a los camiones grúa?


Marlo: Tenía amigos que vendían equipos para un distribuidor privado de equipos, Teale & Company, que querían expandirse a los accesorios de cargadores frontales para tractores de oruga. Por aquel entonces, no se podían comprar cilindros hidráulicos, bombas o válvulas de control para equipos móviles. Así que diseñamos un implemento hidráulico para cargadoras frontales al mismo tiempo que empresas como Vickers empezaban a producir sistemas hidráulicos móviles y otras, como Prince Industries, fabricaban cilindros hidráulicos.


Durante varios años, Burg construyó cargadoras para Teale & Co. John Snodgrass, un vendedor que cubría 14 estados para Teale, estaba en Marquette, Wisconsin, reunido con Brebner Machinery, el distribuidor de Caterpillar en aquel momento, para vender cargadoras Teale. La conversación giró en torno a las grúas hidráulicas que Brebner compraba a Suecia y a las que añadía componentes hidráulicos nacionales y las montaba en camiones. Las utilizaban los cortadores de madera para pasta en el norte de Wisconsin para cargar los troncos en sus camiones. El distribuidor le dijo a John: "Vosotros, en Nebraska, deberíais ser capaces de fabricarlas mucho más baratas de lo que nosotros podemos importarlas de Suecia".


Estudiamos el concepto con Harold Nansel, que hizo el trabajo de diseño para Teale. Mientras estudiábamos el mercado, identificamos muchas aplicaciones en las que se podía utilizar una grúa similar, como la elevación de arquetas y tapas de hormigón, la colocación de cerchas y paneles de pared, los trabajos ferroviarios, la colocación de postes eléctricos, etc. En ese momento, teníamos una grúa que satisfacía esta necesidad más amplia del mercado. Sin embargo, era una unidad demasiado pesada para el mercado de la madera para pasta. No creo que hayamos vendido ni una sola unidad a la industria de la madera. Pero ese estudio marcó el rumbo de nuestro futuro en materia de grúas sobre camión.


Modelo 400 Versa-Lift: El modelo 400 Versa-Lift fue producido por Burg Manufacturing para Teale & Company durante la década de 1950. Obsérvese la imagen del reverso de un diseño de bloqueo y bloqueo.
Modelo 400 Versa-Lift: El modelo 400 Versa-Lift fue producido por Burg Manufacturing para Teale & Company durante la década de 1950. Obsérvese la imagen del reverso de un diseño de bloqueo y bloqueo.

LU: ¿Puede hablarnos del diseño de esas primeras grúas?


Marlo: La primera grúa tenía un diseño inverso al de un bloque y un aparejo. Había un cilindro hidráulico de poste central, que subía y bajaba 36 pulgadas, y cuatro poleas que formaban una línea de ocho partes, de modo que cuando se extendía el cilindro verticalmente un pie, se tiraba de ocho pies de línea. Formábamos una pluma de unos 16 pies de largo para que la cantidad de fuerza utilizada por esos ocho cabos igualara la longitud proporcional de la pluma y se equilibrara bajo el peso de la carga. Tenemos muchas anécdotas sobre las dificultades de ingeniería de ese diseño...


Así que buscamos un enfoque diferente. Pitman Manufacturing, de Kansas City, construía grúas para colocar tuberías en zanjas. En lugar de equilibrar la carga, su versión utilizaba una pluma con un cilindro hidráulico de inclinación. Levantan la carga mediante un cabrestante con una línea de carga que va hasta el extremo de la pluma y luego hasta la carga. El mercado principal de Pitman eran las empresas de servicios públicos, mientras que National Crane se concentraba en el desarrollo de grúas para montajes y construcciones más pesadas. Con el tiempo, nos convertimos en el líder de ese tipo de grúas montadas en camiones.


Siempre consultábamos a nuestros clientes finales para los nuevos diseños de grúas, como la TVA [Tennessee Valley Authority]. Por ejemplo, poníamos cubos para el personal en nuestras grúas sobre camión antes de que hubiera tecnología para instalar controles en el cubo. El trabajador o los trabajadores en los cubos tenían que hacer señales con la mano a los hombres en el suelo para posicionar la pluma/el cubo.

La primera planta de producción de National Crane en Waverly, Nebraska.
La primera planta de producción de National Crane en Waverly, Nebraska.

LU: ¿Cómo se convirtió Burg Manufacturing en National Crane Corporation?


Marlo: Burg Manufacturing producía grúas para Teale & Company cuando murió Ralph Teale, el propietario del 95% de la sociedad. Según la ley de Nebraska, cuando un miembro de una sociedad se va, la sociedad muere. Yo, junto con varios miembros del grupo de ventas de Teale, junto con Harold Nansel de HKN Design y Lloyd Bevans, un amigo de toda la vida, creamos National Crane Corporation. Necesitábamos un nombre y John Snodgrass, que se convirtió en vicepresidente de ventas, dijo: "Llámalo National Crane. Suena como si hubiéramos existido siempre". Tenía razón. Entregábamos a la gente nuestras tarjetas de visita y decían: "Pues sí, National Crane. He oído hablar de ellos".

LU: ¿Cuáles fueron las lecciones empresariales más importantes que aprendieron?


Marlo: ¡No hay que rendirse! Como la mayoría de las empresas, nuestro éxito se debió a nuestra gente. Tuvimos mucha, mucha suerte de contar con gente que tenía nuestros mejores intereses en el corazón. No tenía mucho dinero cuando empecé con Burg Manufacturing y no sabía cómo dirigir una planta de fabricación y cometí varios errores. El peor fue que no teníamos un buen sistema de cálculo de costes del producto.


Una National Crane Serie 500 de los años 60, recién salida de la línea de producción.
Una National Crane Serie 500 de los años 60, recién salida de la línea de producción.

Teníamos unos 20 empleados, y aproximadamente la mitad eran agricultores. Recuerdo un viernes en el que no tenía dinero para pagar las nóminas. Reuní al grupo y dije: "Amigos, no puedo cumplir con la nómina completa". Los agricultores dijeron: "Marlo, los demás necesitan el dinero más que nosotros. Adelante, págales a ellos y estaremos bien". Y por supuesto, pagué a mis amigos agricultores después. Sí, tuvimos tiempos muy duros al principio.


El negocio tuvo éxito después de que estableciéramos una contabilidad de costes adecuada para fijar el precio de los productos acabados de la forma en que debían ser valorados para obtener beneficios.


Durante un tiempo, National Crane también participó en una empresa que fabricaba descongelantes para aviones montados en camiones que comercializábamos a las aerolíneas. Este negocio era modestamente rentable, pero no se podía comparar con el negocio de los camiones grúa. Además, el marketing no encajaba. Cuando tuvimos que ampliar nuestras instalaciones, resultó obvio que lo mejor era abandonar el negocio de los descongelantes.


Foto aérea de la planta de fabricación de National Crane en Waverly, a principios de los años 70, tras su primera ampliación.
Foto aérea de la planta de fabricación de National Crane en Waverly, a principios de los años 70, tras su primera ampliación.

LU: National Crane fue vendida a Apache Corporation en 1972, y posteriormente adquirida por Grove Manufacturing. ¿A dónde le llevó la vida después de National Crane?


Marlo: He participado en numerosos negocios durante los últimos 50 años.

Un amigo era propietario de Commonwealth Electric, un contratista de líneas de transmisión en Lincoln, Nebraska. Creé una empresa para fabricar unidades hidráulicas accionadas por motor que se instalaban en sus camiones de servicios públicos para operar ascensores aéreos. Estos camiones solían aparcar en callejones, haciendo mucho ruido y quemando mucho combustible. Calculamos una amortización de dos años para una fuente de energía hidráulica auxiliar accionada por gasóleo.


En abril de 1983, mi hijo John y yo entramos en el negocio de la robótica industrial. Llamamos a nuestra empresa Automated Concepts, Inc. El sector estaba en pañales y perdimos dinero durante diez años seguidos. Mi hijo dijo: "Papá, quizá deberíamos dejarlo". Le dije: "Intentémoslo un año más, ya que muchos de nuestros competidores están abandonando". Pues bien, ¡sólo tuvimos un trimestre de pérdidas en los siguientes 20 años!


En 2005, los Burgs vendieron Automated Concepts, Inc. a Ellison Machinery, que cambió el nombre a Ellison Technologies Automation, y su hijo John pasó a ser presidente.

Oficinas de National Crane en Waverly, Nebraska.
Oficinas de National Crane en Waverly, Nebraska.

LU: ¿Qué hay detrás de su espíritu emprendedor y su capacidad de recuperación?


Marlo: El mérito es de mi educación. Mi padre dejó a mi madre cuando yo tenía menos de un año. Me criaron mi madre y mis abuelos en su granja del oeste de Kansas. Estábamos a unos tres kilómetros de lo que se consideraba el centro del "Dust Bowl" durante la Gran Depresión.

En mi adolescencia, mi madre se volvió a casar con un hombre maravilloso, y nuestra familia tenía una respetable explotación agrícola y de pavos en la zona de Waverly, Nebraska.


Cuando estaba en el primer año del instituto, mi padrastro se acercó a mí y me dijo: "Marlo, te propongo un trato. Si quieres hacer deporte después de la escuela, está bien. Pero si quieres criar pavos, aumentaremos todo lo que podamos, añadiremos más equipo y dividiremos los beneficios".


Acepté la oferta y tenía 20.000 dólares en el banco cuando me gradué en el instituto en 1944. En 1945, a las 6:30 de la mañana, el mismo día en que llegaron 5.000 nuevas crías de pavo, mi padrastro murió. Luego tuve un accidente de coche (no fue culpa mía), los pavos enfermaron y murieron, perdí mis 20.000 dólares y me llamaron a filas. 1945 fue un gran año.


John, Jean y Marlo Burg en la actualidad.
John, Jean y Marlo Burg en la actualidad.

LU: Usted ha tenido una vida extraordinaria. A sus 96 años, ¿de qué está más orgullosa?


Marlo: Llevo 74 años casado con mi esposa Jean, y algo que descubrimos durante el cierre de la pandemia es que todavía nos queremos. De lo que estoy más orgulloso es de Jean, que dirigió la oficina de National Crane hasta que llegamos a tener más de 20 empleados y necesitábamos un ordenador y una gestión profesional de la oficina.


Nuestro hijo es una fuerza motriz en la industria de la automatización.


Nuestra hija Marta Burg Dickson se convirtió en una excelente profesora de música de primaria en Woodland Park, Colorado. Cuando, después de 25 años de enseñanza, falleció; más de mil quinientas personas viajaron las 25 millas hasta Colorado Springs para asistir a su funeral.


En cuanto a los negocios, aprendí que cuesta mucho dinero y tiempo aprender a manejar cualquier negocio de forma rentable. La universidad y/o el trabajo para personas conocedoras podría haber sido un camino más fácil hacia el éxito. Estas empresas no se prestaban a un crecimiento explosivo, pero las ventas de National Crane se multiplicaron por más de 12 entre 1963 y 1972.


Tuvimos éxito gracias a la buena gente. No me arrepiento.