top of page

Demanda de grúas cada vez más alta

La demanda de semiconductores está fortaleciendo la fabricación estadounidense e impulsando la industria de la construcción.



Los proyectos para desarrollar la siguiente generación de microchips en los Estados Unidos están en pleno apogeo. En todo el país se están destinando fondos a la construcción de nuevas e importantes plantas que fabricarán los componentes necesarios para teléfonos inteligentes, electrodomésticos, automóviles, equipos militares y mucho más.

 

El congreso aprobó la Ley CHIPS y Ciencia en 2022, que reserva $280 mil millones de dólares para inversión en la industria de los semiconductores. De ellos, 39.000 millones de dólares están destinados a la construcción de fábricas de componentes microelectrónicos, junto con un crédito fiscal a la inversión del 25 % para equipos de fabricación. Hay nuevas plantas planificadas y otras ya construidas en Arizona, Texas, Florida, Ohio, Pensilvania, Indiana y Nueva York, y se espera que se construyan más en el futuro.

 

Estos proyectos están generando un efecto importante en la industria de la construcción. Por ejemplo, un proyecto con Intel recientemente anunciado, estima la creación de 30 000 nuevos puestos de trabajo en construcción y fabricación, y dado que este es solo uno, representa una mínima parte de lo que se anticipa será el total de todos los proyectos combinados.

 

Estas inversiones ya están impulsando la demanda para la industria de la elevación. Según Kevin Blaney, vicepresidente de ventas de grúas de oruga de Manitowoc en Norteamérica, se ha generado un cambio inmediato en los recursos para dar cabida a la construcción de nuevas plantas de microchips.

 

“El impacto de la construcción de fábricas de semiconductores en la industria de la elevación es 100 % evidente. Se están retirando muchas grúas del mercado y redistribuyéndolas para estos proyectos. Hay una gran cantidad de megaproyectos que requieren muchas, muchas grúas”, afirmó. “Al mismo tiempo, el resto del mercado se mantiene fuerte. Las otras necesidades de elevación también siguen presentes”.


Varios modelos de grúas de orugas Manitowoc, como la Manitowoc MLC300 (en la foto de arriba), ya están ayudando a construir nuevas plantas de fabricación de semiconductores.
Varios modelos de grúas de orugas Manitowoc, como la Manitowoc MLC300 (en la foto de arriba), ya están ayudando a construir nuevas plantas de fabricación de semiconductores.

Grúas para alquiler

 

En los Estados Unidos, las grúas de oruga y las grúas para terrenos difíciles son las que más se utilizan en estos proyectos. Los sitios de las obras para las instalaciones de fabricación de componentes microelectrónicos requieren una gran variedad de grúas para completar la amplia gama de aplicaciones de elevación en curso.

 

La mayor parte del trabajo de elevación se canaliza a través de las empresas constructoras que se ganan las licitaciones de los proyectos. Estas, a su vez, están contratando empresas de alquiler de grúas. Casi todo el trabajo se realiza usando este mecanismo, ya sea con un alquiler básico o incluidos la operación y el mantenimiento.

 

“El procedimiento para ganarse este trabajo de elevación es muy competitivo”, explicó Blaney. “No se trata solo de presentar la propuesta más económica. Hay un proceso de entrevista y se tienen en cuenta muchos criterios, como la seguridad y el rendimiento.”

 

Las grúas de oruga de la categoría de 300 toneladas están experimentando la mayor demanda, seguidas por las de la categoría de 600 toneladas. Varios modelos de grúas de oruga Manitowoc, como la MLC300 (386 T EE.UU.) y la MLC650 (716 T EE.UU.), ya están en los sitios de trabajo. Estas grúas ofrecen un alcance y una capacidad de elevación incomparables y se encargan de las elevaciones más pesadas​de los proyectos.

 

Las grúas para terrenos difíciles hacen funciones de apoyo, como el montaje de las grúas de oruga y el transporte de materiales. Las de la categoría de 910 toneladas (100 T EE.UU.) y superiores, como la Grove GRT8120 y la Grove RT9130-2, son las más demandadas. Estas grúas ofrecen excelente maniobrabilidad, gran alcance y altas capacidades, lo que permite usarlas en una amplia variedad de aplicaciones en el lugar de trabajo.

 

“Son verdaderos caballos de batalla que ofrecen a las empresas mucha versatilidad”, dijo Blaney.

 

 

“El procedimiento para ganarse este trabajo de elevación es muy competitivo. No se trata solo de presentar la propuesta más económica. Hay un proceso de entrevista y se tienen en cuenta muchos criterios, como la seguridad y el rendimiento.”

— Kevin Blaney, vice president of North America crawler crane sales at Manitowoc


 

Trabajo para décadas

 

Hay un amplio horizonte para la construcción de nuevas fábricas de microchips y los trabajos continuarán durante muchos años. Los proyectos más recientes se anunciaron en marzo de 2024, lo que significa que faltan muchos meses para su inicio. Hay proyectos adicionales en trámite y no son solo fábricas.

 

Un componente clave de la Ley CHIPS y Ciencia es la financiación de la investigación. Por ejemplo, varias universidades podrían optar por construir nuevas instalaciones para dar cabida a este trabajo. Esto indica que hay muchas oportunidades por delante para que las empresas ganen proyectos vinculados a los fondos de la Ley CHIPS y Ciencia.

 



Con la necesidad de apoyar las fábricas de microchips, también está surgiendo una oportunidad para que nuevos operadores de grúas ingresen a la industria. El proyecto de construcción en Arizona, por ejemplo, ya ha enfrentado una escasez de trabajadores calificados, y un estudio de 2022 encontró que el 91 % de los contratistas informó haber tenido problemas para cubrir puestos de trabajo. En efecto, la industria de la construcción estima que en 2024 se necesitarán aproximadamente 501 000 más trabajadores que lo usual para cubrir la demanda.

 

Manitowoc contribuye a la expansión de la educación para la industria de la elevación: Heavy Equipment Colleges of America eligió las grúas de Manitowoc para educar la siguiente generación de operadores de grúas. El 79 % de sus estudiantes son milenials o aún más jóvenes. Con tanto trabajo por delante para la industria de la elevación, es un gran momento tanto para los operadores nuevos como para los experimentados.

 

“He hablado con gente de la industria que cree que esto podría demandar 20 años de trabajo”, afirmó Blaney. “Hay una reacción en cadena de nuevos proyectos de construcción que está impulsando los trabajos de elevación. Manitowoc y sus clientes deben seguir comunicándose como socios confiables para garantizar que la cadena de suministro de grúas al mercado se mantenga sólida”.

Opmerkingen


Opmerkingen zijn uitgezet.
bottom of page