Potain Igo T 85 A: rápida configuración y tamaño compacto

Dos años de exitosos proyectos de gran tamaño han justificado con creces la decisión de Cedar Run Construction, de invertir en la grúa automontable Igo T 85 A. El uso de los cargadores telescópicos giratorios fue virtualmente eliminado en la compañía, y en el proceso se han descubierto “toneladas” de beneficios.



La construcción de Camp Hill, un nuevo hotel de 5 pisos, cercano a Harrisburg, Pennsylvania, es el más reciente de una serie de proyectos ejecutados por el contratista local Cedar Run Construction (Cedar Run). También es el proyecto más reciente que permite destacar las ventajas de usar una grúa torre automontable Potain en lugar de una flota de cargadores telescópicos.

“La huella del proyecto del hotel es un rectángulo largo y delgado con un espacio perimetral limitado, por lo que, con la grúa en un lado del edificio y nuestra área de preparación en el otro, podemos permitir que otras máquinas den una vuelta completa a su alrededor”, dijo Brent Droege, director financiero de Cedar Run. “Sin la grúa, uno de estos lados sería completamente intransitable”.


La compañía, con sede en Lititz, Pennsylvania, adquirió la Igo T 85 A hace dos años, cuando decidió cambiar su enfoque como proveedor de mano de obra para pequeñas construcciones residenciales y dedicarse a suministrar soluciones llave en mano de encofrado de madera a contratistas de proyectos comerciales.


“A medida que nuestros proyectos fueron creciendo más y más, resultó obvio que los manipuladores telescópicos giratorios ya no suministraban los niveles de eficiencia que tuvieron alguna vez”, “De modo que decidimos buscar máquinas que pudieran manejar la creciente demanda que teníamos, y la Igo se nos presentó como la mejor solución posible, ofreciendo todas las capacidades necesarias en la forma más económica posible”.

Chad Jacobs, especialista en grúas torre automontables de Stephenson Equipment, concesionario local de Potain, sugirió esta grúa a Cedar Run.. Su experiencia ayudando a los contratistas a calcular el retorno total sobre la inversión con una grúa automontable, persuadió a Droege a probar una Igo alquilada para usarla en la congestionada construcción de unos apartamentos en la región metropolitana de Filadelfia.

“Existía una serie de restricciones, como los cables de la red eléctrica, carreteras y vías férreas rodeando prácticamente toda la edificación, de modo que el contratista general exigió el cumplimiento de reglas muy estrictas para evitar esas zonas”, explicó Jacobs. “Usando diagramas e impresión en 3D, pudimos mostrarles la forma en que podíamos hacer posible que ellos ejecutaran este proyecto sin ningún inconveniente. Después de llegar exitosamente a una conclusión, Cedar Run adquirió su primera grúa, y nos dispusimos a elaborar planes para usarla también en su próximo trabajo”.

La grúa automontable Potain hace que el personal de Cedar Run sea más eficiente al colocar los materiales precisamente donde se necesitan.

La estrella del sitio de trabajo

Además de los ahorros financieros derivados de la reducción en la cantidad de equipos, Cedar Run puede obtener ventajas económicas y operativas adicionales, generadas con el reemplazo de cargadores telescópicos con una grúa automontable resistente y flexible que pueda elevar 13,228 lb (6,000 kg) hasta un octavo piso.

“Cuando se usa una Igo, se puede colocar el material exactamente donde se necesita”, indicó Jacobs. “Se puede apilar material cerca de la grúa, antes de elevarlo y colocarlo en cualquier lugar que esté a una distancia de 10 pies a 148 pies [3 m a 45 m]. Por otra parte, cuenta con control remoto, lo que permite que el operador no necesite permanecer en la cabina, incluso puede estar justo al lado de donde se deposita la carga. Por lo tanto, los ahorros en mano de obra es otra de las grandes ventajas que proporciona esta máquina; solo piense lo que se ahorrará, en el transcurso de un año, al colocar los materiales exactamente donde los necesita, en lugar de colocarlos en un lugar para después tener que manipularlos”.

La Igo fomenta las buenas prácticas en la operación al permitir una comunicación más clara en el terreno, además de agilizar los sitios de trabajo al maximizar el área de acopio para que pueda ser usada por otros subcontratistas. La grúa es eléctrica, por lo que no hay emisiones y el ruido se reduce al nivel de un automóvil que pasa.

Brent Droege (izquierda), director financiero de Cedar Run, analiza los detalles del proyecto con Chad Jacobs, especialista en grúas torre automontables del distribuidor de Potain, Stephenson Equipment.

“Probablemente lo más interesante de la grúa es la forma en que se pliega para convertirse prácticamente en un tractor-remolque”, explicó Droege. “Es realmente asombroso lo rápido que puede desarmarse, transportarse unas cuantas horas de camino y quedar lista para trabajar de nuevo”.

De hecho, los paquetes de eje de carretera de menos de 50 000 lb (22,6 t) de la Igo T 85 A se pueden transportar a velocidades de carretera. Estaba en el sitio de trabajo de Camp Hill y listo para el levante a 48 horas de la salida de su proyecto anterior. Con otro proyecto de apartamentos en el horizonte, Cedar Run volverá a estar en camino pronto.

“Si se considera la eficiencia y ahorro que la Igo entrega en el tiempo, en comparación al uso de cargadores telescópicos giratorios y otras máquinas, de hecho parece ser muy costoso”.