Un contratista en Pennsylvania libera la productividad con una Potain Igo T 130 en una construcción

Quality Buildings instaló la grúa torre automontable en un sitio desafiante, con espacio muy limitado, en la zona céntrica de Allentown. La flexibilidad de la grúa para su transporte, configuración y funcionamiento fue la solución a todos los desafíos.


Foto: www.citycenterallentown.com

En el sitio de construcción de un edificio de cuatro pisos en Allentown, Pennsylvania, una grúa torre Potain parece estar incrustada en el interior del patio del complejo que se está construyendo. Esta es una alegoría de ingeniería que describe la forma en que el contratista Quality Buildings usa grúas automontables para reinventar todo su proceso de construcción.


Allentown está a una hora de Filadelfia en automóvil y fue popularizada por la canción de Billy Joel que habla de la caída de la industria del acero en la región. Cuatro décadas después, Allentown renace como un importante centro de fabricación y tecnología, y es una de las ciudades de más rápido crecimiento en Pennsylvania y los Estados Unidos.


El complejo Hive Residences consta de 256 apartamentos, distribuidos en dos propiedades idénticas, con unidades multifamiliares y espacios comerciales. Está clasificado como un proyecto urbano de “relleno”, que tiene como objetivo reducir la expansión urbana mediante la reurbanización de terrenos baldíos dentro de un vecindario existente.


El diseño del proyecto y su ubicación en el distrito histórico de la ciudad representaron grandes desafíos para aquellos contratistas que todavía usan el método tradicional de hacer el encofrado en el sitio. Quality Buildings fue seleccionado como el contratista para el encofrado, principalmente por el equipo que incluyeron en sus estimaciones: una grúa torre automontable Potain Igo T 130.



“Realmente no había otra pieza de equipo que pudiera hacer el trabajo”, afirmó Elmer Zook, presidente de Quality Buildings. “Con el entorno tan reducido en el sitio de la obra y el espacio tan limitado para colocar los suministros, erigimos la grúa torre en el centro de la edificación. Esto nos permitió atender todo el sitio de la construcción desde un solo lugar. Pudimos descargar suministros desde los camiones estacionados en la vía y colocarlos exactamente en el sitio del edificio en el que se necesitaban”.


Quality Buildings, con sede en Lancaster, Pennsylvania, ofrece paquetes de encofrado llave en mano, que incluyen paneles para muros prefabricados y armazones para techos y pisos. La adición de grúas torre automontables a su flota de equipos ha transformado la forma en que la empresa desarrolla los nuevos proyectos.


La administración de la zona para colocar los suministros en un sitio de trabajo puede convertirse en el mayor obstáculo para que un proyecto sea eficiente. El espacio limitado y la congestión que pueden generar los diferentes subcontratistas pueden crear cuellos de botella y afectar la eficiencia. Quality Buildings descubrió que una grúa torre automontable era la pieza fundamental que les llevaría a revisar todo su flujo de trabajo. La empresa dejó atrás la fabricación de los encofrados en el sitio y ahora prefabrica muros, armazones y componentes para techos en sus instalaciones, fuera del sitio de trabajo. Cada paquete se numera y los juegos se transportan al sitio de trabajo listos para ser colocados por la grúa Potain. Zook estima que pueden completar trabajos hasta un 30 % más rápido y con una reducción del 25 % en mano de obra, en comparación con el método tradicional de hacer el encofrado en el sitio de trabajo.



Espacio muy reducido, gran alcance


Los factores económicos de una grúa torre automontable están plenamente justificados por sus capacidades y su facilidad de transporte y configuración.


Para este proyecto, Quality Buildings está usando una Igo T 130. La grúa eleva paquetes de muros encofrados de 3,6 m x 2,4 m x 2,7 m a una altura de cuatro pisos, con un peso de 1 360 kg por cada paquete.


“Un manipulador telescópico convencional puede llegar hasta una altura de tres pisos, pero por encima de eso, es extremadamente difícil manipular tal cantidad de peso a esa altura. Otra ventaja con Potain es que, con su excelente alcance, el material puede colocarse exactamente en el lugar del suelo en el que se necesita, en vez de colocarlo en uno de los lados del sitio para después trasladarlo manualmente”, comentó Zook. “Las grúas automontables son también una solución menos costosa que una grúa torre inclinable, especialmente para contratistas pequeños y medianos”.


La Igo T 130 es la grúa torre automontable de mayor tamaño de Potain, pero sigue ocupando un espacio de solo 4,5 m2. La grúa puede extenderse a 38,5 m con configuraciones de plumín variables, y tiene una capacidad máxima de 8 toneladas.


Quality Buildings ha aprovechado la ventaja de transportar la grúa con su plumín plegable en un solo remolque. Trabajando de la mano con los ingenieros del proyecto, se dejó una amplia salida en arco de 3.6 m en el patio sin acabar. Una vez que se completó la construcción en los pisos superiores, deslizaron la grúa desmontada a través de este arco.

“Los ingenieros estructurales diseñaron armazones de vigas extendidas sobre la abertura, lo que nos permitió construir por encima del arco”, comentó Zook.


Esto eliminó la necesidad de reposicionar la grúa y liberó espacio alrededor del perímetro.



Una forma más ecológica y más eficiente de construir


Estos ahorros en tiempo y dinero son los factores más notables de una grúa automontable Potain, dice Chad Jacobs, especialista en grúas torre de Stephenson Equipment, concesionario local de Potain. Aunque la adopción de grúas torre automontables todavía es lenta en Norteamérica, la situación está cambiando debido a la escasez de mano de obra y a la cantidad de proyectos pendientes.


“Una grúa automontable no es para todo tipo de trabajo. Un contratista debe comprender cuál es la mejor forma en que la grúa puede trabajar para sus proyectos y cómo comparar los costos de alquiler o de compra en sus estimaciones”, dijo. “Es un cambio de mentalidad para los contratistas”.


Por ejemplo, en lugar de alquilar un equipo una semana antes de la fecha de inicio del proyecto, la planificación debe empezar seis o siete meses antes, en la etapa de presentación de la propuesta. Agregar una Potain hace que los contratistas revalúen sus directrices y, como en el caso de Quality Buildings, rediseñen sus procesos, lo que les permite buscar con confianza proyectos más grandes que de otra forma no podrían considerar.


Jacobs trabaja hombro a hombro con los clientes de su grúa torre para planificar propuestas y trabajos que proporcionen el mayor retorno a su inversión. Zook ha calificado como invaluable la asociación de su empresa con Jacobs y Stephenson durante los últimos cuatro años. Las grúas automontables Potain han abierto también una fuente adicional de ingresos para Quality Buildings, que incluye el alquiler de la grúa a otros subcontratistas en el sitio para instalar torres de escaleras, plataformas y acero de calibre liviano.


En cuanto a la sostenibilidad, donde la construcción ecológica tiene una alta prioridad para los desarrolladores, las grúas automontables se constituyen en una herramienta fundamental para el contratista. En zonas residenciales y urbanas, el funcionamiento silencioso de las grúas Potain y la alimentación completamente eléctrica son características muy apreciadas que contrastan con el humo, el ruido y la molestia que generan otros equipos alimentados con diesel.


“Es importante tener claro cuál es el problema que se está tratando de resolver”, indicó Zook. “Este no es un producto diseñado para proyectos de todo tamaño, pero para proyectos específicos, no hay otro equipo de elevación que pueda realizar el trabajo tan fácilmente como una grúa torre automontable Potain”.